Blackbinder, un manos libres para músicos

Inauguro mi blog con un video cargado de ilusión y trabajo. Vayamos por partes:

Hace unos años conocí a Carlos Piñuela, yo estudiaba en el Conservatorio Superior de Navarra y él impartía la asignatura de tecnología. Desde el principio hubo muy buena química entre nosotros, nos unían dos pasiones: la música y la tecnología. En ocasiones las clases se convertían en lluvias de ideas, en aquello que los parroquianos de un bar llaman arreglar el mundo, en nuestro caso, el de la música. Recuerdo perfectamente el día que Carlos me dijo que había una idea que le rondaba por la cabeza, que le quitaba el sueño, que era tan clara que no podía dejar escapar la oportunidad de realizarla. Y esta idea era Blackbinder.

Creo que lo que mejor define Blackbinder es un scroll continuado de una partitura respondiendo a un tempo determinado. Bueno, o al menos eso era al principio. Hoy por hoy, la aplicación ofrece un archivo de partituras, tanto propias como de la propia empresa, accesible previo registro, pudiendo almacenar las obras que se deseen, en formato XML, y ordenadas en carpetas. Podemos realizar anotaciones en la partitura y estas quedarán guardadas en el propio archivo. A la hora de tocar con distintas agrupaciones, ya sea cámara u orquesta, se puede designar una tablet maestra que será la encargada de dar la orden de comenzar, sincronizando el resto de los dispositivos. La partitura se muestra como un continuo, deslizándose conforme al tempo que le especifiquemos al principio. En la pantalla llegamos a ver algo más de cuatro sistemas, pero nuestra vista va a estar casi siempre puesta en el centro de la tablet, teniendo la posibilidad de prever lo que viene a continuación.

Como extra, la propia empresa suministra un pedal con el que podemos comenzar el scroll de la partitura, detenerlo o pausarlo. Es toda una apuesta de futuro y que, a buen seguro y con el tiempo, tendrá una magnífica acogida entre los intérpretes.

¿Y mi contribución?

No me quedan palabras para agradecer a la empresa responsable de esta aplicación que cuenten conmigo para la transcripción y digitalización de las partituras, entre ellas la Sinfonía n.40 de Mozart que aparece en el vídeo. Mi labor es, partiendo de un pdf, de un manuscrito o de un libro, previa autorización de la editorial titular de los derechos de esa partitura, digitalizar la partitura en un programa de edición de partituras, tanto la general como las particellas. Hay que tener en cuenta que un cosa es que se vean bien una vez impresas y otra que vayan a funcionar en la aplicación Blackbinder. De modo que parte de mi trabajo es ese, adaptar la escritura para que la aplicación no tenga problemas a la hora de interpretarla. Una vez hecho eso, les entrego las partituras digitales y ahí finaliza mi trabajo. El resto corresponde al magnífico grupo de trabajo que compone la empresa.

2 Comentarios

  1. Miguel

    Hola. El programa también esta desarrollado para IOS de apple? ya que en un futuro se esta desarrollando el formato tablet pero en Din 4, Gracias.

    • pablodelamerced

      Hola Miguel,
      Sí, la app funciona en iOS. Existe además la opción de conectar el iPad a una pantalla externa, disponiendo así de un mayor tamaño de partitura.
      Gracias por tu comentario y un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *